Cultura, pintura y escultura

Los visitantes de los museos admiran el arte mexicano el cual se remonta a la época prehispánica, los murales que aparecen en los edificios y  las riquezas que aparecen en las pinacotecas se encuentran entre los máximos alicientes.

Su creatividad en su exuberante artesanía, viene a representar la tradición popular viva y real manifestándose de mil maneras.

El periodo colonial de la soberanía española en el arte tuvo la influencia de la metrópolis en los asuntos y temas religiosos, retratos, rentable y diferentes tallas que se usaron para decorar paredes y techos de las iglesias y monasterios.

La indiferencia de los artesanos indígenas fue recibida por los artistas para dar un realce cultural a sus obras.  Los paisajes llenaron de magia los alrededores de la ciudad, también la influencia de la ciudad y la influencia europea fue tomada en cuenta para la pintura y la escultura haciendo un arte muy cercano a la realidad social.  En los lienzos empezaron a aparecer indígenas pobres, burdeles, arrabales, así como los dibujos y los grabados cuyas características de calaveras y cuadros eróticos.

Los muralistas jóvenes en su mayoría recalcaban la necesidad de un cambio social.  La pintura tuvo como base las raíces indígenas y españolas.

La arquitectura y la escultura crearon importantes centros deslumbrantes y ceremoniales utilizados para los rituales en las actividades religiosas y políticas, las cuales causaban impresión por sus grandes obras construidas en piedra.

Deja un comentario