El atuendo nocturno de la dama de 50 años

La noche es una de las oportunidades más importantes para vestir un estilo de elegancia y seguridad. Las damas de 50 años están en la condición perfecta para lucirse de la mejor manera, sin embargo, existen pautas a seguir, pensadas para asegurar el auto respeto por la edad propia, pues querer verse más joven de lo que se es, no está bien visto en los estratos altos.

El estilo de noche se aleja de las casualidades del día a día y del look del viernes, gobernadas por la casualidad, el blue jean, los blusones, entre otros, centrándose más en la elegancia de los vestidos de noche, que, como regla fundamental, debería usarse a nivel de la rodilla o 3 dedos debajo de esta, para no dar la impresión de quererse ver joven, como se explicaba en el párrafo anterior.

Telas fluidas, colores clásicos y accesorios recargados

Las telas fluidas son el componente principal de los vestidos seleccionados. Estos deben ser sutiles, de forma que puedan prestarse para ser adornados con accesorios. Los colores seleccionados deben ser clásicos como el negro y el blanco, permitiéndose otros colores como el rojo; la selección adecuada también debe depender de las cualidades del lugar al que se va a asistir.

No solo los vestidos son los indicados, sino también las prendas que son de 2 piezas. De hecho, se pueden unir 2 piezas de ropa de diferentes blazers, siempre que combinen en colores y en elegancia. Para este tipo de combinaciones, el tema de los colores admite ciertas formas de estampados como los cuadros o las rayas.

No solo las faldas y los vestidos son para la noche

La combinación de prendas en 2 piezas también admite que se use pantalón; de hecho, se puede lograr un look bastante elegante de esta forma, y sería ideal si para el sitio al que se asiste, haya que estar protegida del clima. Un aspecto importante de mencionar es como acatar a las características de los brazos, que son una de las partes femeninas más expuestas en los vestuarios nocturnos.

Una regla general para esto es determinar si los brazos son poco firmes o, en cambio, son muy tonificado. De ocurrir cualquiera de estos 2 casos, se recomienda usar manga larga o manga tres cuartos. La intención de esto es reconociendo que la elegancia no admite una apariencia muy débil o muy fuerte en una dama, sino una neutral.

Deja un comentario