Los beneficios de los frutos secos

Como un universo de posibilidades y con opciones para todos los gustos, desde dulces a salados hasta los sin sabor, los frutos secos ganan cada vez màs popularidad en el mercado mundial de la alimentación, siendo un opción saludable y no tan costosa, en algunos casos para complementar tu dieta o como un simple aperitivo o merienda.

En algún momento de nuestras vidas todos los hemos consumido, siendo el maní, las almendras, las nueces y los pistachos los más conocidos, pero la realidad es que los frutos secos, además de ser deliciosos también representan una opción muy saludable por sus grandes beneficios, hoy te vamos a explicar un poco sobre ellos.

No son más que semillas cubiertas, siendo considerados como frutos secos aquellos que en su composición contienen menos del 50% de agua y además se caracterizan por no contener casi nada de hidratos de carbono, pero en ser ricos en fósforo.

Pueden contener grandes cantidades de las diferentes vitaminas del complejo B, además de omega 3, que se ha demostrado científicamente lo beneficioso que es para la salud, además de contener fibra, lo que ayuda al control y regulación del apetito y proceso digestivo.

Reducen los niveles de colesterol malo en la sangre, estimulando además la producción del bueno, lo que va a desencadenar en un aliado importante en la lucha contra la aparición de la arterioesclerosis.

Son tan ricos en calcio que pueden incluso llegar a ser sustitutos de la leche, en el caso de personas intolerantes a la lactosa, también trabajan en la prevención de enfermedades degenerativas e invasivas como por ejemplo el cáncer.

En el caso de los hombres, los frutos secos contienen cantidades elevadas de zinc que está indicado en los procesos de infertilidad masculina, ayudando a la producción de espermatozoides.

También son deliciosos, así que no tienes excusa para no consumirlos.

Deja un comentario