¿Tampones, beneficio o peligro latente?

Los tampones se han popularizado en los últimos años como una alternativa escogida por millones de mujeres a la hora del periodo menstrual, son pequeños y están elaborados en algodón que absorbe todo el flujo durante el periodo, evitando los típicos riesgos y accidentes cuando la toalla sanitaria se corre y quedas expuesta.

Pero, aunque algunas mujeres no pueden imaginar ya utilizar otro producto que no sea un tampón o tampax como son conocidos también, la realidad es que otras mujeres han enfrentado terribles infecciones, un ejemplo de ello es la modelo estadunidense Lauren Wasser, que con 24 años contrajo un shock tóxico a causa del uso de un tampón y le debieron amputar una pierna.

Entre las ventajas que ofrecen para las mujeres es que al colocarse directamente dentro de la zona v ofrecen mayor libertad de movimiento y seguridad a la hora de realizar cualquier estiramiento, que en el caso de las toallas sanitarias podría generarse un penoso accidente, permitiendo incluso las visitas a la piscina sin correr riesgos.

Es perfecto para esos días en los que quieres usar algún pantalón o falda ajustada y estas en esos días, pues son indetectables. Por otro lado, evita el desagradable olor de la sangre que se produce cuando ésta tiene contacto con el exterior, pero como el tampón está ajustado dentro de tu zona v estos olores no serán problema.

En cuanto a las desventajas, por supuesto está el peligro de desarrollar el síndrome de shock tóxico, pero esto ocurre cuando se dejan por un tiempo muy prolongado, pues se recomienda que sean cambiados cada 4 o 6 horas para evitar riesgos.

Algunos especialistas recomiendan no utilizarlos para dormir pues normalmente nos movemos mucho durante la noche, lo que ocasionaría una verdadera molestia, sin embargo es una decisión personal.

Deja un comentario