La adecuada dieta para embarazadas

Cuando se está en espera de un bebé cambia la vida entera, debemos no sólo cuidarnos por tener un estilo de vida mucho mejor de que tenemos, para cuidar de ese nuevo ser desde el vientre materno, sino que dependiendo de cómo nos alimentemos, de ese modo, tendremos una vida sana y garantizamos también una mejor calidad de vida a niño que está por nacer adecuando los hábitos a una dieta para embarazadas

dieta-para-embarazadas

Es por ello que debemos enfocarnos en una alimentación balanceada, libre de aquellas cosas que nos puedan afectar la salud y por consiguiente la salud del niño que viene en camino, así que si estamos embarazadas debemos tener muy en cuenta algunos de los apuntes que dejaremos para que te sirvan de orientación. 

Algunos consejos para la dieta para embarazadas

El  estar embarazada es una condición fabulosa, pues no hay nada como darle vida a otro ser, sin embargo, hay cosas que debemos hacer con mucho cuidado para no entorpecer su crecimiento, una de ellas es el cuidado de nuestra alimentación, la cual debe ser rica y balanceada, mas no un sinónimo de comer todo lo que se antoje ni tampoco cohibirnos de alimentarnos con cosas que siempre   comemos, siempre y cuando se haga con la mesura necesaria.

Uno de los principales consejos que desde ya debes tener en cuenta para alimentarte adecuadamente si estas embarazada, es sin duda el evitar las grasas de origen animal, esto no quiere decir que no las consumas, solo que no debes exagerar en su ingesta, por otro lado, comienza a ingerir muchas frutas, cereales, verduras y lácteos.

Desde que conoces de la existencia de ese nuevo ser dentro de ti, evita en la medida de tus posibilidades el consumir cualquier tipo de bebidas alcohólicas, su ingesta puede ocasionar daños al bebé; igualmente, saca de tu dieta las bebidas gaseosas y aquellas que contengan colorantes. 

El consumo de la llamada comida chatarra debe ser también borrada de tu lista de la dieta para embarazadas, claro está, siempre y cuando no sea un antojo, tan sólo así puede estar en tu alimentación, pero no con la frecuencia que solías hacerlo, pues no sólo podría perjudicar a tu bebé, sino que luego quedarás con kilitos de más que serán  duros de hacer desaparecer.

Deja un comentario